Artículos de Interés



PATROCINIO DEPORTIVO Y CICLISMO
La realidad deportiva española, si salimos de la esfera del que denominan deporte rey, y de otros pocos tocados por la varita mágica de la comunicación deportiva, es difícilmente sostenible tanto económica como socialmente. En innumerables ocasiones los equipos deportivos están financiados total o parcialmente por las administraciones públicas tanto a nivel nacional, regional como local, siendo un gran lastre la situación económica por la que atraviesan las mismas, para la supervivencia de ciertas modalidades o disciplinas deportivas menos potente mediáticamente.
En este sentido si eliminamos total o parcialmente las subvenciones y ayudas públicas, nos quedan dos formas de financiar un equipo o entidad:
  1.       Patrocinio Deportivo
  2.        Masa social
Masa Social: Algunas modalidades deportivas, como baloncesto, fútbol, balonmano, etc.., atraen con  más o menos facilidad masa social con la intención de recaudar fondos para el desarrollo de sus objetivos y con el firme y gran propósito de sobrevivir y si es posible, crecer como club. Pero la realidad es que en otras disciplinas la financiación a través de la masa social es arto complicado. Hablamos de deportes como el atletismo, triatlón, ciclismo, etc…

En el caso particular del ciclismo, estamos en una época de auge total de participación a todos los niveles en pruebas cicloturistas, máster, junior, etc, siendo una afición cada vez más extendida. Según García Ferrando en su encuesta sobre los hábitos deportivos de los españoles realizada en 2010, el 19,8 % de las personas activas realizan habitualmente ciclismo recreativo. Por lo tanto ese 19,8 % son consumidores de deporte y consumidores de ciclismo. Ese porcentaje, que me atrevería a asegurar que ha subido de 2010 hasta ahora, son potenciales clientes de marcas patrocinadores de equipos ciclistas. Pero sin embargo son personas que no podemos atraer hacia un club de élite o profesional como masa social de abonados, o por lo menos no con el concepto actual del ciclismo. Los más idealistas hablan del “crowdfunding” como posible estrategia de implicación de la masa social o aficionados a una modalidad deportiva, pero la realidad es que, de momento, no se ven resultados contundentes y/o concluyentes al respecto.

Patrocinio Deportivo: Es el caso más extendido y a su vez menos profesionalizado del mundo del deporte amateur, incluyendo el ciclismo.

Ciertamente, muchas empresas apuestan por el patrocinio en el mundo de la bicicleta, unas veces por compromiso y/o amistad con el director del equipo, otras veces por pasión al deporte, pero en contadas ocasiones ven el patrocinio deportivo como una fuente de repercusión mediática de su empresa, o como una fuente de ingresos a medio-largo plazo por el aumento de visibilidad de marca.

Una equipación ciclista sin publicidad y parafraseando a “Sabina” esta vacia como una “isla sin Robinson”. Todo maillot, todo culote, lleva al menos el nombre del primer patrocinador, del segundo e incluso de algunos otros colaboradores, por lo que no es extraño ver en carreteras, caminos y veredas a cientos de ciclistas y cicloturistas convertidos en anuncios dinámicos de las casas y empresas colaboradoras, que apuestan por una estrategia de marketing basada en la actividad física y el deporte como imagen de su marca.

No debemos obviar que la marca Deporte se revaloriza exponencialmente con cada existo deportivo, o con cada retransmisión que se proclama record de audiencia en un horario determinado. Tanto es así que se estima que la industria española del deporte mueve más de un 3% del PIB nacional.  Esto unido a los datos mencionados del profesor García Ferrando, obtenemos un potente coctel para relanzar una marca y un equipo, o una marca y una ilusión. 
Según nos marca De Sande Díaz en su capítulo “Patrocinio Deportivo: logrando aliados a tu proyecto” del libro Markketing Deportivo en 13 historias, el patrocinio:
NO ES “yo necesito dinero y tu lo tienes”
NO ES “yo tengo dinero y tengo que darlo”
SI ES “con nuestra alianza, juntos conseguiremos nuestros objetivos”

Es fácil demostrar que la imagen del Ciclismo profesional y del ciclismo amateur (Élite y sub 23) se encuentran en uno de sus mejores momentos para la búsqueda de sinergias entre clubes y entidades. No hay mejor momento que el que estamos viviendo, donde el buen hacer, la transparencia y la honestidad están brillando con luz propia, optimizando el momento para la creación de vínculos o sinergias como:
IMAGEN DE MARCAEQUIPO DEPORTIVO
RENTABILIDAD  ECONÓMICAILUSIÓN
RENTABILIDAD SOCIAL -  COMPROMISO

¿Qué podría aportar un equipo ciclista a una marca?
Estas son algunas preguntas que cualquier empresa realizará al primer equipo que llame a su puerta con la bandera de patrocinado ¿Qué puedes ofrecerme? ¿Cómo lo vas a hacer para que rentabilice mi inversión? ¿Necesitas dinero o material? ¿Cuánto necesitas? ¿Cómo sé que es la cantidad adecuada?
Todas estas preguntas, entre muchas otras, deben obtener respuesta analizando un buen proyecto de patrocinio deportvo, el cual al menos debe contener la historia, filosofía y valores del club; presupuesto del equipo, necesidades, y sobre todo las condiciones del contrato de patrocinio a suscribir. En este, deben de aparecer las acciones a llevar a cabo por el club deportivo para mejorar la publicidad y la imagen de la empresa patrocinada.

¿Cómo saber la importancia de las acciones de publicidad y marketing que desarrollo como equipo? Para ello nos fijamos en los autores Zamoro Tapia y Herrera Martinez que elaboran un cuadro con la descripción de la acción a desarrollar y el porcentaje de importancia en materia de publicidad y marketing de la marca. Aunque haremos algunos retoques para adaptarlo al mundo del ciclismo, esperamos aportar algo de luz a este apasionante tema. 
Analizando este cuadro veremos que difiere en algunas cuestiones con el original, pero la propia idiosincrasia del ciclismo lo hace diferente al patrocinio en otras modalidades deportivas. El nombre del equipo se mantiene como la cuestión más importante, pero sin embargo el material y la equipación cobran un valor extraordinario en el ciclismo, ya que son los elementos de ventas más tradicionales y los que más dinero mueven dentro de la industria del deporte. El transporte es el siguiente en la lista, ya que toda la caravana ciclista es en si mismo un anuncio ambulante.  Y en una misma posición podemos situar todo lo relacionado con el merchandising y social media,  cobrando cada vez más importancia, ya que las redes sociales se han consolidado como un potente medio de comunicación, difusión y promoción de nuestros productos y servicios.

Como resumen podemos decir que todo lo que se ve y se oye de una marca, comunica y crea una imagen, que vinculada al deporte y al ciclismo debemos conseguir que sea una imagen potente y de calidad. 

Y terminamos estas humildes palabras con un proverbio holandés: “Cuando soplan los vientos de tempestad, unos corren a refugiarse y otros construyen molinos” 


Elemento
Descripción
Importancia
Nombre
Denominación oficial del equipo
40%
Material
Bicicletas, ruedas, grupos, rodillos, mecánica,etc…
25 %
Equipación
Culote, maillot, casco, gafas, chándal, etc..
15%
Transporte
Autobús personalizado, furgonetas, coches, etc…
10%
Media
Web, catalogo, revista propia, redes sociales, etc..
5%
Social
Peñas, clubes de fans, cantera, etc.
3%
Merchandising
Camisetas, gorras, pegatinas, posters, calendarios, etc..
2%

 



_________________________________________________________________

_________________________________________________________________
_________________________________________________________________

CUANDO LAS CARRETERAS SE CONVIERTEN EN INSTALACIONES DEPORTIVAS

Según el Censo nacional de Instalaciones Deportivas del Consejo Superior de Deportes una instalación puede estar compuesta por 3 tipos de espacios deportivos. Espacios Convencionales, Espacios Singulares y Áreas de Actividad. 
Según la definición de la profesora Leonor Gallardo las áreas de actividad son espacios no estrictamente deportivos, como son las infraestructuras o los espacios naturales, sobre los que se desarrollan actividades físico-deportivas porque se han adaptado o se utilizan habitualmente para el desarrollo de las mismas. Si nos acogemos a esta definición cada una de las carreteras de nuestras fronteras, o fuera de ellas, que es habitualmente utilizada por cientos de ciclistas y cicloturistas, se convierten en INSTALACIONES DEPORTIVAS. Una instalación deportiva con un espacio deportivo del tipo área de actividad terrestre. 

Por otro lado, los futbolistas tienen su instalación deportiva, el campo de fútbol; los jugadores de pádel la suya, la pista; los atletas la suya, las pistas de atletismo o campo a través, pero, ¿y los ciclistas? ¿Cuál es la instalación de los ciclistas?. Si tenemos en cuenta que existen miles y miles de aficionados a este deporte en nuestro país, que además existe cicloturistas y ciclodeportistas que compiten cada domingo en pruebas regionales, y que además existen deportistas profesionales, que hacen de las carreteras de España su centro de tecnificación y su centro de alto rendimiento, no podemos obviar el hecho de que las carreteras son instalaciones deportivas en cubierto. 

Con esta aproximación contextual nos surgen varias dudas, ¿Se debe aplicar la normativa de seguridad aplicadas a las instalaciones deportivas? Como instalación deportiva ¿es necesario ser gestionada como tal? Y los ciclistas y cicloturistas como usuarios ¿a quién piden explicaciones de las anomalías encontradas en su instalación deportiva?. Sé que muchos pensaréis que son preguntas absurdas y sin sentido, pero la realidad es que cada día que pasa están muriendo deportistas, ciclistas, personas en nuestras carreteras, están muriendo padres, hermanos, hijos, tíos  abuelos. Y lo máximo que escuchamos es: “es que la carrera es un peligro”, o, “pocas cosas pasan para las que podían pasar”. Pues NO señor@s, no podemos conformarnos con esto, no podemos conformarnos con esperar que no le toque a ninguno de nuestros familiares o amigos, o con esperar que no nos toque a nosotros. Debemos luchar cada día para que nuestras instalaciones deportivas (carreteras) sean cada vez más seguras, y para que los conductores sean cada vez más prudentes. Sé que es complicado, cuando en una instalación deportiva coinciden coches, motos, tractores, camiones, ciclistas e incluso personas andando, no puede ser fácil, pero nunca los grandes retos han sido fáciles. LUCHA POR QUE TU INSTALACIÓN DEPORTIVA, NUESTRA INSTALACIÓN DEPORTIVA, SEA MÁS SEGURA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario